En el tratamiento de este tipo de heridas, producidas por el enclavamiento de un anzuelo en cualquier parte del cuerpo, deben seguirse los pasos generales de preparación y desinfección del instrumental y el lavado de mano de quien va a realizar la extracción.

Antes de sacar el anzuelo, valorar la posible afectación de estructuras profundas y delicadas, investigando la movilidad y sensibilidad de la zona, ante cuya alteración debe procederse a inmovilizar la zona afectada y si es posible trasladar al accidentado.

En las heridas superficiales se procederá de la siguiente forma:

  • Desinfecta la zona afectada y la parte del anzuelo que asoma fuera de la piel.
  • Anestesiar la zona con anestesia local en spray (xilocaina).
  • Empujar el anzuelo hasta que se note la punta por debajo de la piel.
  • Efectuar un pequeño corte con bisturí desechable si fuera posible.
  • Hacer asomar la punta. Si al efectuar esta operación encontramos resistencia al avance del anzuelo se deberá dejar y realizar un vendaje como en los casos de enclavamiento profundo y trasladar al accidentado.
  • Cortar la punta y la lengüeta con una cizalla o pinzas apropiadas.
  • Deshacer el trayecto del anzuelo hacia atrás, con cuidado de no producir más desgarros.
  • Desinfectar la herida como cualquier otra y vendarla sin suturar.

Checa otros artículos de interés en la revista de nuestros amigos y colaboradores de este blog “Caña y Carrete”  https://issuu.com/concanaycarrete2.